Vistas a la página totales

jueves, 22 de septiembre de 2016

¿Cómo sería vivir en Venus?


Venus es el segundo planeta del sistema solar en orden de distancia desde el Sol, y el tercero en cuanto a tamaño, de menor a mayor. Al igual que Mercurio, carece de satélites naturales. Recibe su nombre en honor a Venus, la diosa romana del amor. Se trata de un planeta de tipo rocoso y terrestre, llamado con frecuencia el planeta hermano de la Tierra, ya que ambos son similares en cuanto a tamaño, masa y composición, aunque totalmente diferentes en cuestiones térmicas y atmosféricas.
Características:
Órbita: Aunque todas las órbitas planetarias son elípticas, la órbita de Venus es la más parecida a una circunferencia, con una excentricidad inferior a un 1 %.

Rotación: Venus gira sobre sí mismo muy lentamente en un movimiento retrógrado, tardando en hacer un giro completo sobre sí mismo 243,0187 días terrestres. No se sabe el porqué de la peculiar rotación de Venus. Si el Sol pudiese verse desde la superficie de Venus aparecería subiendo desde el oeste y posándose por el este, con un ciclo día-noche de 116,75 días terrestres y un año venusiano de menos de dos días (1,92 días venusianos).

Atmosfera de Venus: Venus tiene una densa atmósfera, compuesta en su mayor parte por dióxido de carbono y una pequeña cantidad de nitrógeno. La presión al nivel de la superficie es 90 veces superior a la presión atmosférica en la superficie terrestre (una presión equivalente en la Tierra a la presión que hay sumergido en el agua a una profundidad de un kilómetro). La enorme cantidad de dióxido de carbono de la atmósfera provoca un fuerte efecto invernadero que eleva la temperatura de la superficie del planeta hasta cerca de 464 °C en las regiones menos elevadas cerca del ecuador. Esto hace que Venus sea más caliente que Mercurio, a pesar de hallarse a más del doble de la distancia del Sol que este y de recibir solo el 25 % de su radiación solar.

Estructura interna: Sin información sísmica o detalles, momento de inercia, existen pocos datos directos sobre la geoquímica y la estructura interna de Venus. Sin embargo, la similitud en tamaño y densidad entre Venus y la Tierra sugiere que ambos comparten una estructura interna afín: un núcleo, un manto, y una corteza planetaria. Al igual que la Tierra, se especula que el núcleo de Venus es al menos parcialmente líquido. El menor tamaño y densidad de Venus indica que las presiones en su interior son considerablemente menores que en la Tierra. La diferencia principal entre los dos planetas es la carencia de placas tectónicas en Venus, probablemente debido a la sequedad del manto y la superficie. Como consecuencia, la pérdida de calor en el planeta es escasa, evitando su enfriamiento y proporcionando una explicación viable sobre la carencia de un campo magnético interno.


¿Cómo sería vivir en Venus?


 Venus es el lugar más caliente del Sistema Solar después del propio Sol. Además, la presión atmosférica en Venus es 90 veces más alta que en la Tierra. Por si fuera poco, Venus no tiene lunas. 
Venus y la Tierra son hermanos separados al nacer. Su tamaño, masa y formación geológica son prácticamente iguales. Venus es tan solo un poco más pequeña que la Tierra, tiene un 85% de su masa y también tiene un núcleo central y capas geológicas similares. Pero esto no sería suficiente para vivir en Venus ya que serían condiciones muy difíciles para los humanos, pero la NASA cree que puede existir una forma de sortear los demás obstáculos, como la densidad de su atmósfera y el calor, para que se pueda alojar allí la vida humana en ciudades flotando en las nubes de Venus que le permitirían a los humanos vivir cómodamente. 

Canal de YouTube

Página de Facebook

No hay comentarios.:

Publicar un comentario